jueves, 13 de diciembre de 2007

Nota sobre Compañias GERSA en Chile


La tragedia ocurrida en el mes de diciembre de 2005 en el Lago Maihue, ubicado en la Décima Región, mostró una vez más la precariedad que enfrentan los habitantes de las zonas más aisladas del país para realizar sus diarias tareas.
Luego de ocurridos los hechos y de las condolencias de rigor provenientes de las autoridades responsables, correspondió la penosa tarea de rescate de los cuerpos.
En esta labores Bomberos cumple un rol preponderante y desconocido para algunos, especialmente a través de Compañías dedicadas al Rescate Subacuático o Rescate Marítimo que existen en algunas regiones del norte y sur del país.
En el Cuerpo de Bomberos de Temuco, se encuentra radicado el Grupo de Rescate Subacuático (Gersa) dependiente de su Cuarta Compañía. Sus orígenes se remontan al año 1973, cuando producto de un accidente de tránsito fallece ahogado un voluntario de ese Cuerpo, al volcarse el camión en el que viajaba en las aguas del río Allipen.
A partir de esa fecha, se decide crear este grupo de rescatistas subacuáticos, los cuales con el paso de los años se transformarían en la especialidad de la Cuarta Compañía " Bomba España".
Para el Teniente Primero Juan Carlos Ruiz, es importante destacar la formación que reciben los voluntarios que ingresan a esta Compañía, "Primero deben cumplir con los cursos ANB y con los cursos propios que tiene la unidad, con lo cual quedan capacitados para cumplir labores de apoyo al Grupo de Rescate Subacuático", destaca el oficial.
En una segunda etapa, el voluntario accede a la especialidad Gersa, donde se inicia realizando labores de amnea ( sin tubos de aire), rastreando cuerpos en la superficie solo con un snorkel (máscara con un tubo que se mantiene en la superficie y que permite a una persona respirar debajo del agua.).
Cuando el bombero demuestra tener conocimientos necesarios, entre ellos, los correspondientes a códigos de cuerdas y señales (lenguaje universal utilizado en esta disciplina) podrá adquirir la especialidad de "Buzo Autónomo". En esta categoría obtienen la licencia de Buzo Deportivo que les permite sumergirse hasta la profundidad de veinticinco metros.
La capacitación es realizada por instructores de la propia Compañía con la supervisión del personal de la Gobernación Marítima. Sus labores más habituales se realizan en las riberas de los ríos y lagos, cuando ocurren accidentes en los puentes y también en pozos. , Como ellos dicen, "realizan rescate donde el agua sea un impedimento".
Los Grupos Gersa están distribuidos entre la Octava y la Novena Región. Es así como los Cuerpos de Bomberos de Pitrufquén, Nueva Imperial, Carahue, Villarrica y Concepción tienen esta especialidad.Sus tareas tienen dos períodos de alta demanda. En invierno son llamados principalmente para el rescate de cuerpos, y en verano, para los accidentes por ahogo. Sus labores no solo están dirigidas a las personas, también se ocupan de reflotar aviones y embarcaciones o cuando una empresa debe instalar una motobomba en un pozo y solicita los servicios de este grupo.
Asimismo, el Cuerpo de Bomberos de Aysén, también cuenta con la especialidad de rescate subacuático. Ella es reconocida en la región por su alto nivel de preparación. Entre sus actos de servicio, destacan haber asistido a personas que intentaron suicidarse en el puente sobre el Río Ibáñez, misma situación para la que han sido llamados desde otras localidades como Cochrane, y la Carretera Austral sur, trasladando hasta ellas sus botes y buzos especializados.
En general, son las mismas Compañías las que deben procurar los recursos necesarios, contando para ello en algunos casos con el aporte de la empresa privada por las tareas que este grupo realiza. Los trajes de neoprén, los equipos de respiración autónoma y los botes de goma o "zodiac" son de un alto costo.
Para el Teniente Primero Juan Carlos Ruiz, es importante destacar la principal características del trabajo del Grupo Gersa, "Nosotros somos una especialidad más de Bomberos, surgida de las necesidades comunitarias, pero en términos operativos la "antigüedad en el agua" es la que pesa en los llamados. Es decir, puede ir un oficial a cargo del servicio, pero el que lleva más tiempo como especialista en la materia es el que toma las decisiones en el servicio"
En la actualidad, a nivel de buzos autónomos, la unidad cuenta con catorce rescatistas, a los cuales se agregan los nuevos bomberos que ingresan a la Compañía y asumen por ende la especialidad de Rescate Subacuático, todos los cuales además están obligados a mantener una condición física adecuada con las necesidades del servicio.
Y en el norte...
En el otro extremo del país, específicamente en la ciudad de Antofagasta, sirve el Grupo de Rescate Marítimo y Borde Costero, dependiente de la Cuarta Compañía " Arturo Prat".
Sus labores están divididas en rescate de personas en peligro de ahogarse, recuperación de cadáveres y el rescate de personas en borde costero y acantilados. Para ello, los miembros de este grupo están distribuidos en buzos de rescate, patrones de embarcaciones, salvavidas y especialistas en cuerdas para borde costero.
Según informa el Comandante del Cuerpo de Bomberos de Antofagasta, Pedro Castillo, la capacitación es realizada por la Armada de Chile, en lo que se refiere a buzos de rescate y patrones de embarcación. En las otras áreas es el propio Cuerpo el que realiza la instrucción.
Cada año en el período de marzo y abril, se realizan los cursos anuales para capacitación de los voluntarios y para Cuerpos de Bomberos de localidades cercanas a Antofagasta. Su preparación es importante para sortear los peligros que el mar tiene como son las fuertes corrientes y los grandes roqueríos, que muchas veces pueden transformarse en una trampa letal para los rescatistas.
Su equipamiento fue logrado por medio de fondos regionales que les permitieron adquirir dos botes de goma, una camioneta y los equipos necesarios para este tipo de actividades. Este grupo, durante la época estival, debe acudir a unos cincuenta llamados, para eso realizan patrullajes en dos vehículos por las principales playas y por gran parte del borde costero.
En el este último caso, es frecuente que deban concurrir a los acantilados ubicados en las afueras de la ciudad, para rescatar los cuerpos de personas que deciden acabar con su vida lanzándose a los roqueríos.
En el caso de los buzos de rescate, su labor es muy importante en la recuperación de los cuerpos de las personas fallecidas por inmersión, para lo cual deben trabajar con luz de día entre las siete de la mañana y las seis de la tarde. Cuando la búsqueda no resulta positiva en las primeras horas, es muy probable que luego de cinco a seis días los cuerpos aparezcan a unos cuantos kilómetros de la tragedia.
Para Pedro Castillo es importante la coordinación que deben tener con el personal de la Armada de Chile, es así como las llamadas hechas al 132 o al 137 son informadas a las otras instituciones para minimizar los tiempos de respuestas, los cuales actualmente están en los cuatro minutos.
El prestigio de este grupo ha hecho que reciba invitaciones desde México y Venezuela, pero la falta de recursos les ha impedido acceder a ellas para dar a conocer su valiosa experiencia en esta materia.
Así, el agua, tradicional aliada de los bomberos, ha llegado a ser también objeto de enfrentamiento cuando quiere segar vidas. Para ello, hay bomberas y bomberos preparados y en constante perfeccionamiento en esta área del servicio.
Artículo Revista Bomberos de Chile, por Luis Lorca